Buscar

Tiempos Críticos

Debate entre Andrew Kliman y Fred Moseley

Debate entre Andrew Kliman y Fred Moseley

Traducido por A.Sebastián Hdez. Solorza


El 11 de mayo de 2016 Andrew Kliman comenzó una serie de comentarios sobre el reciente libro de Fred Moseley (Dinero y Totalidad: una interpretación macro-monetaria de la lógica de Marx en El Capital y el Fin del ‘problema de la transformación) en el sitio web Marxist Humanist Initiative (MHI: https://www.marxisthumanistinitiative.org/). Fred Moseley respondió inicialmente a los comentarios de Andrew Kliman dentro del propio sitio web en la sección de comentarios. Pronto (al siguiente día) Kliman publicó una segunda parte de sus comentarios, a la cual volvió a responder Moseley. Este fue el inicio de un largo debate que lleva poco más de un año hasta ahora y que podría continuar durante más tiempo.

Moseley publicó en www.academia.edu un documento que tituló ‘Respuestas a Kliman’[1]. Kliman por su parte continuó publicando en MHI la Parte 3 y 4 de su argumentación y Moseley siguió argumentando en la sección de comentarios. Esta dinámica continuó hasta que existieron 13 Partes de Kliman y sus correspondientes respuestas de Moseley.

Posterior a las Partes 10 y 11 de Kliman, Moseley publicó un documento que tituló ‘Actualización de las Respuestas a Klima’ a la que ambos autores se refieren como ‘Actualización’.[2]

Al debate también se incluyeron otras personas, algunos utilizando sus nombres reales y otros usando algún pseudónimo, quienes también intercambiaron argumentos con los intervinientes principales -Kliman y Moseley. Incluso uno de ellos (Roel van de Pol, miembro del Comac-movimiento del Partido de los trabajadores en Bélgica) contribuyó con un breve texto sobre las tácticas argumentativas de Moseley.

El debate versa fundamentalmente sobre si la tasa de ganancia de Moseley está determinada por las cantidades físicas de producto como argumenta Kliman. Este último sostiene que Moseley, a pesar de presentar su interpretación de una manera que en apariencia es marxista, en realidad no lo es porque determina su tasa de ganancia de la misma manera que otros fisicalistas -es decir, determinada por las cantidades físicas y no por los datos monetarios y la teoría laboral del valor de Marx. Por esta razón Kliman titula a sus críticas ‘Todo es forma-valor y no sustancia-valor’. Moseley sostiene que la crítica de Kliman no aplica a su interpretación porque su tasa de ganancia, tomada como dato, está determinada únicamente por los datos macro-monetarios y la teoría laboral del valor de Marx.

Lo que da lugar a todo el debate es que Moseley sostiene que, tomando como dada la tasa de ganancia, se determinan los precios de producción del equilibrio de largo plazo considerando que los precios de los insumos son iguales a los precios de los productos. Kliman, como ha hecho ya durante más de dos décadas, argumenta que si los precios de los insumos deben ser iguales a los precios de los productos -es decir, valuación simultánea- entonces, necesariamente la tasa de ganancia estará determinada físicamente (en otras palabras, el simultaneismo implica necesariamente fisicalistmo).

Kliman, en las primeras partes de su crítica (1 a la 4), se enfocó en intentar demostrar que la tasa de ganancia de Moseley está determinada por las cantidades físicas, ya que la lógica detrás de la forma es un procedimiento esencialmente igual al de los fisicalistas (por ejemplo, los Sraffianos) y por ello en algunos casos es cuantitativamente igual a la tasa de ganancia de dichos fisicalistas.

Moseley contra argumentó (desde la respuesta a la Parte 3 en adelante) que las ‘demostraciones’ de Kliman se basan en razonamiento circular porque, partiendo de una tasa de ganancia dada, deriva coeficientes insumo-producto con los que vuelve a obtener una tasa de ganancia, ahora presuntamente derivada de cantidades físicas (él también le llamó aritmética circular a este procedimiento). Moseley sostiene que la tasa “fisicalista” de ganancia que calcula Kliman en realidad no está físicamente determinada porque parte de datos monetarios y a pesar de que Kliman deriva coeficientes insumo-producto físicos de dichos datos, su tasa de ganancia no se altera (ya que estaba dada de antemano) y también porque es una tasa de ganancia distinta a la tasa de ganancia Sraffiana.

Kliman respondió que no incurre en razonamiento circular porque los coeficientes físicos que deriva de los datos macro-monetarios de Moseley son los únicos consistentes con esos datos monetarios, y con ellos prueba, junto con la valuación simultánea, que la tasa inicial de ganancia de Moseley está determinada por las cantidades físicas. Además, sostiene que la tasa de ganancia de Moseley es distinta a la Sraffiana porque se trata de dos economías distintas (Parte 12). Kliman argumenta que los Sraffianos parten de unas cantidades físicas y Moseley parte de cantidades monetarias a las que le subyacen cantidades físicas distintas a las de los Sraffianos, por eso son dos economías diferentes con dos tasas de ganancia distintas, pero que ambos determinan sus tasas de ganancia físicamente porque imponen la restricción de que los precios de los insumos y los precios de los productos deben ser iguales.

Posteriormente (Partes 5 a 10) el debate se enfocó en la contraposición entre la interpretación de Moseley y la teoría Sraffiana, incluyendo los casos de: 1) cambio tecnológico que ahorra trabajo, 2) sectores que producen bienes de lujo, 3) automatización plena de la economía (no se ocupa trabajo vivo) y 4) cambio tecnológico que ahorra trabajo en el sector de bienes de lujo. Moseley argumenta que como su interpretación llega a las conclusiones opuestas a las de los Sraffianos (y demás fisicalistas), entonces la crítica de Kliman no aplica a su interpretación. Mientras que Kliman sostiene que en realidad la interpretación de Moseley conduce exactamente a las mismas conclusiones que las teorías fisicalistas, proveyendo un par de demostraciones y varios ejemplos numéricos. Moseley descarta esta postura porque él considera el razonamiento circular de Kliman para calcular su tasa de ganancia. Además, Moseley desecha dichas demostraciones y ejemplos numéricos porque según él, Kliman invierte el sentido de la causalidad para determinar los precios de producción. Kliman considera que en el contexto específico del que trataba la discusión en ese momento (el caso particular sobre el cual se discutía), no se trataba de una cuestión de causalidad sino de identificar si las tasas de ganancia son cuantitativamente iguales -la de los fisicalistas y la de Moseley.

También es importante resaltar un punto del debate (tratado en las Partes 11 y 12). Moseley sostiene que no es necesario derivar cantidades físicas y tampoco utilizar precios unitarios para determinar los precios de producción y tampoco la tasa de ganancia (ya dada). Mientras que Kliman considera que sí, puesto que las cantidades físicas de producto y los precios unitarios que subyacen a los agregados monetarios de Moseley son indispensables para determinarlos y además para especificar la unicidad de los resultados, esto es, si no se especifican cantidades físicas entonces haría falta información para estar seguros de que la solución del sistema para los precios y la tasa de ganancia es la única posible. En el mismo sentido, Kliman argumentó que para que Moseley pueda demostrar claramente su diferencia con la teoría Sraffiana debe comparar su interpretación con dicha teoría en términos de cantidades físicas, así quedaría clara la diferencia. Moseley considera que esto sería absurdo porque la teoría de Marx está en términos monetarios y no físicos, por lo que esa exigencia no es necesaria para probar la diferencia entre su interpretación y la teoría Sraffiana.

Finalmente (Actualización y parte 13), el debate se centró en si los precios de producción de Moseley corresponden con la teoría de Marx o no. Moseley sostiene que, de acuerdo con Marx, los precios de producción son los centros de gravedad de los precios reales en el equilibrio de largo plazo donde los precios de los insumos son iguales a los precios de los productos. Kliman considera que los precios de producción de Moseley no corresponden con la teoría de Marx porque al ser iguales los precios de insumos y productos, en realidad se trataría de un equilibrio estático, que vuelve a esos ‘precios de producción’ centros de gravedad de nada, ya que los precios reales no fluctuarían alrededor de esos precios de producción. Kliman argumenta que la valuación simultánea provoca que los precios de producción se calculen erróneamente porque la parte del precio de costo no sería el real, sino el que se habría gastado si los precios de insumos y productos fueran iguales. Por esta razón considera que la manera correcta de calcular los precios es temporalmente (como lo hace la Interpretación Temporal y de Sistema Único, TSSI por sus siglas en inglés), procedimiento que cumple, de acuerdo con Kliman, con la definición general de precios de producción de Marx donde los precios iniciales podrían ser cualesquiera. Moseley considera que los precios de Kliman (y de la TSSI) son erróneos porque son precios de corto plazo que pueden cambiar en cada periodo debido a la constante igualación de las tasas de ganancia y aun cuando no hay cambio en la productividad o en los salarios reales.

Aquí se presenta todo este debate hasta el último comentario fechado el 24 de julio de 2017. Las traducciones deben leerse como intuitivamente lo muestran los títulos, la Parte 1 de Kliman y después la Respuesta de Moseley a esa Parte 1 y así sucesivamente. No obstante, llegados a la Parte 12, ya no se separa el debate en 2 debido a que la discusión se llevó a cabo dentro del sitio web de MHI, por lo que a dichos comentarios se les acompañó de fechas y horas de publicación en el portal y exactamente en el mismo orden en que ocurrió -a pesar de que a veces los autores respondían al comentario del otro un tanto desfasados.

Las Parte 4, 11 y 13 de Kliman estuvieron acompañadas de hojas de cálculo interactivas en Excel (archivos xls) que, según él, desenmascaran la forma “fisicalista” en que Moseley calcula las variables en su interpretación y permiten a los interesados notar claramente ese hecho. También se ponen estos archivos a disposición de los lectores.

El debate parece haber terminado, sin embargo, podría continuarse en un futuro cercano ya sea por Kliman y Moseley o por otras personas retomando las ideas de estos autores podrían. Esperemos que cualquiera que sea el camino que se tome, sea en aras a llegar a un consenso que fortalezca a la teoría económica marxista.


Notas

[1] Este documento no se incluye en este material para evitar repetir textos, ya que la traducción de su contenido está en la ‘Respuesta a la Parte 1 de Kliman’ y en la ‘Respuesta a la Parte 2 de Kliman’.

[2] Este documento fue traducido y se incluye en el material, ya que es de vital importancia para la discusión.


Documentos del debate (PDF)

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 1

Moseley: Respuesta a la Parte 1 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 2

Moseley: Respuesta a la Parte 2 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 3

Moseley: Respuesta a la Parte 3 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 4

Moseley: Respuesta a la Parte 4 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 5

Moseley: Respuesta a la Parte 5 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 6

Moseley: Respuesta a la Parte 6 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 7

Moseley: Respuesta a la Parte 7 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 8

Moseley: Respuesta a la Parte 8 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 9

Moseley: Respuesta a la Parte 9 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 10

Moseley: Respuesta a la Parte 10 de Kliman

Kliman: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 11

Moseley: Respuesta a la Parte 11 de Kliman

Moseley: Respuestas Kliman_Actualización

Kliman y Moseley: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 12 y Respuesta a la Parte 12 de Kliman. Debate continuo

Kliman y Moseley: Todo es forma valor y no sustancia valor_Parte 13 y Respuesta a la Parte 13 de Kliman. Debate continuo


Hojas de cálculo (Excel) a los que se hace referencia en el debate

Reply-to-Moseleys-Response-to-Part-4-of-All-Value-Form-No-Value-Substance (Parte 4)

Phun-with-Physicalism (Diversión con fisicalismo)

Centers-of-Nothing (Centros de Nada)

 

Anuncios
Entrada destacada

LA TOTALIDAD DE LA TORMENTA DINERO, DEUDA Y CRISIS EN LA ACTUAL LARGA DEPRESIÓN

LA TOTALIDAD DE LA TORMENTA

DINERO, DEUDA Y CRISIS EN LA ACTUAL LARGA DEPRESIÓN

Alan Freeman


 

Este artículo, publicado en 2016, provee un marco profético del shcok de febrero de 2018 de las bolsas de valores usando un análisis teórico del valor sobre el rol de los mercados financieros en las economías capitalistas actuales. Es una versión de republicación del artículo presentado en Marxism 21, Vol 20, no. 2, pp. 190-206 y debe ser citado como tal.

 

Resumen

Este artículo investiga los mecanismos y causas de las recesiones y depresiones, así como su relación con la más espectacular crisis financiera que las anuncian. Demuestra cómo el concepto de Expresión Monetaria del Tiempo de Trabajo (MELT) nos permite entender el aspecto más difícil de esta relación, es decir, cómo el dinero adquiere valor y por consiguiente funciona, bajo condiciones específicas que caracterizan a las recesiones y depresiones, como valor que se auto-expande, convirtiéndose así en un uso alternativo del capital para la producción.

Palabras clave

Recesión, valor, dinero

 

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

 

Descarga el texto completo en PDF

Experimentos de la TSSI en la Circulación

Experimentos de la TSSI en la Circulación

Primer borrador completado en Junio 2016

Nick Potts (Nick.Potts@Solent.ac.uk)

SOLICITAR PERMISO DEL AUTOR PARA CITARLO


Resumen

Mi artículo busca explorer la teoría del valor de Marx siguiendo la Interpretación Temporal y de Sistema Único (TSSI por sus siglas en inglés) de la determinación de Marx del valor de las mercancías por el tiempo de trabajo. Exploro cómo tratando de seguir de manera consistente la definición de Marx de trabajo productivo e improductivo afecta nuestra comprensión de la circulación/comercio. Modelo, intentando seguir la TSSI de Marx, el comercio de manera secuencial ocurriendo en conjunto con la producción. Primero contrasto cómo siguiendo a Marx nos permite explicar todo el plusvalor extraído del trabajo, mientras que ver al valor como un fenómeno de mercado corta cualquier vínculo entre la explotación de los trabajadores y la ganancia. Después exploro cómo mi modelo se ve afectado por un cambio en el precio al por mayor, un cambio en el precio al por menor y finalmente un estado de crecimiento/cambio tecnológico. Finalmente concluyo.


Introducción

Permítanme ubicar este artículo en contexto. La Interpretación Temporal y de Sistema Único (TSSI por sus siglas en inglés) de Marx, resumida y defendida de la mejor manera por Kliman (2007), ha redescubierto la consistencia de la teoría laboral del valor de Marx. La explotación de los trabajadores se confirma como la única fuente de ganancia (Potts y Kliman, 2015), así como la fundamental tendencia decreciente de la tasa de ganancia en respuesta al cambio tecnológico que ahorra trabajo de Marx (probando falso a Okishio, 1961 ver Kliman 1996 y de manera más reciente Kliman et al, 2013).

La TSSI imagina un único sistema de valor trabajo, donde los valores se expresan en dinero o tiempo de trabajo mediante la conversión por la expresión monetaria del tiempo de trabajo (MELT, ver Ramos-Martínez, 2004) que se establece al final de la producción con la formación del precio cada periodo. En segundo lugar, la TSSI toma un enfoque secuencial del tiempo, asumiendo que la producción toma tiempo, por lo que los valores unitarios de los insumos pueden variar del valor unitario de los productos.

Hasta ahora los escritores de la TSSI, yo incluido, se han enfocado en la producción dentro de sus modelos al asumir que la circulación ocurre de manera instantánea al final de cada periodo. Quisiera explorar ahora cómo permitiendo que la venta también tome tiempo podría modelarse mejor siguiendo la TSSI de Marx.

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

 

SOLICITAR PERMISO DEL AUTOR PARA CITARLO

Descarga el texto completo en PDF

INFLACIÓN, DINERO Y EL SISTEMA TEMPORAL ÚNICO

INFLACIÓN, DINERO Y EL SISTEMA TEMPORAL ÚNICO

Nick Potts


Introducción

Para muchos economistas, sin mencionar todos los Bancos Centrales, la inflación es el enemigo público número uno. Mi artículo busca entender por qué la inflación debe ser tan despreciada. Para escapar de las restricciones simultáneas utilizo el enfoque del Sistema Temporal Único (TSS por sus siglas en inglés). Primero considero la exposición simple de Alan Freeman, ver Freeman (1998), del enfoque TSS. Para enfocarnos en las cuestiones distributivas introduzco un salario positivo. Los cambios en los precios parecen ser únicamente contrarrestar/esconder cambios imperfectos a la subyacente tasa de explotación laboral. Posteriormente introduzco el dinero como acervo de valor pasado. Asumo que el dinero es retenido por los rentistas, quienes prestan a los capitalistas productivos. Una vez que permitimos la existencia ‘real’ del dinero, los precios monetarios no sólo esconden el efecto de la reducida explotación, sino que realmente pueden transferir el costo de la reducida explotación de los capitalistas productivos a los rentistas. Finalmente concluyo.

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el texto completo en PDF

TEORÍA DE LA INFLACIÓN: UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA LITERATURA Y UNA NUEVA AGENDA DE INVESTIGACIÓN

TEORÍA DE LA INFLACIÓN: UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA LITERATURA Y UNA NUEVA AGENDA DE INVESTIGACIÓN

Alfredo Saad-Filho


 

RESUMEN

El análisis marxista de la inflación tiende a caer bajo tres categorías amplias, aquellas que enfatizan primordialmente el rol de los conflictos distributivos, el poder monopólico o la intervención del estado en las dinámicas del dinero crédito. Este artículo revisa estas interpretaciones e indica cómo pueden integrarse. El enfoque propuesto, basado en la visión del ‘dinero excedente’, se desvía del circuito del capital y de la endogeneidad del dinero crédito para poder explicar la inflación en sistemas de papel moneda inconvertible.

 

 INTRODUCCIÓN

Las convulsiones económicas y sociales asociadas con el colapso de la ‘era dorada’ del capitalismo estimularon desarrollos importantes en el análisis marxista de la inflación.[i] Sin embargo, el interés de los investigadores marxistas en desarrollar los logros de los 1970s y 1980s ha declinado fuertemente en años recientes, al igual que sud cantidad e influencia.[ii] Esto se debe en mayor medida al cambio del debate económico hacia la derecha, especialmente desde mediados de los 1970s, el cambio de intereses de los famosos investigadores conocidos como no mainstream, el cual es presentado usualmente como uno de los más notables logros de las políticas neoliberales (o neomonetaristas) (Arestis & Sawyer, 1998).

Este artículo sostiene que la teoría marxista de la inflación merece ser redescubierta e investigada a plenitud por tres razones. Primera, la inflación presenta un reto teórico intrigante. Análisis inspirados por la teoría cuantitativa del dinero usualmente tienen fundamentos débiles inaceptables (especialmente competencia perfecta, pleno empleo y ajustes sin costo entre equilibrios estáticos), mientras que las contribuciones no mainstream (especialmente marxistas) son prometedores, pero siguen estando relativamente subdesarrolladas. Segunda, los avances en la comprensión de la inflación pueden extenderse fácilmente al estudio de la deflación y ambas son muy importantes en este punto en el tiempo (Moseley, 1999). Tercera, las políticas inflacionarias y anti-inflacionarias convencionales usualmente tienen altos costos económicos y sociales. Usualmente conducen a un mayor desempleo, menores salarios reales, mayores tasas de explotación y tienden a cambiar la distribución del ingreso y el equilibrio entre fuerzas sociales hacia el capital e, especialmente, hacia los intereses financieros. Sería claramente importante desarrollar análisis alternativos para poder ayudar a incrementar la capacidad de la izquierda para confrontar la inflación y las consecuencias de las políticas de estabilización convencionales.

El artículo incluye esta introducción, tres secciones substantivas y la conclusión. Las secciones substantivas revisan críticamente los análisis marxistas más conocidos sobre la inflación, la teoría del conflicto, el monopolio bajo análisis de subconsumo de capital y el enfoque del dinero excedentario. Esta revisión es limitada en múltiples sentidos. No incluye todos los enfoques marxistas (o, de manera general, radicales), ninguno de estos enfoques estudiados es exclusivamente marxista y no son revisados exhaustivamente. Además, para simplificar el análisis, se identifica la inflación con un incremento sostenido del nivel de precios con cambios en los precios relativos. Esta definición es insuficiente por diversas razones, entre ellas porque ignora la inflación ‘oculta’ (cuando falla el progreso técnico por reducir los precios debido a la calidad de los bienes). A pesar de estos atajos, este artículo logra dos objetivos importantes. Primero, muestra porqué los intentos de explicar la inflación en los sistemas monetarios inconvertibles, basados en la tradición de la teoría anti-cuantitativa del dinero de Steuart, Tooke, Marx, Kalecki y la mayoría de los Post Keynesianos están llenos de problemas (Mollo, 1999). Para ponerlo de manera simple, es muy difícil desarrollar una teoría convincente de la inflación mientras simultáneamente preservar la afirmación de que las necesidades de la producción y del comercio conducen al dinero hacia la circulación (endogeneidad) y admitiendo que el dinero puede influencias las variables ‘reales’ (no neutralidad). Este ejercicio se vuelve aún más complejo cuando involucra diferentes formas de dinero, emitido por el estado y por los bancos comerciales, cada uno con un tipo específico de relación con el circuito del capital. A pesar de estas dificultades, este artículo muestra que es posible esbozar las condiciones generales de la inflación.

Segundo, este estudio discute críticamente tres análisis marxistas importantes de la inflación que son comúnmente indistinguibles de las perspectivas no marxistas, lo cual vuelve al análisis aplicable a través de un amplio rango de teorías. Por ejemplo, las teorías de los conflictos son aceptados a lo largo del  espectro radical, el análisis del capital monopolista debe mucho a Kalecki y Steindl, y ciertos aspectos del enfoque del dinero excedente son cercanos a los análisis circuitistas y Post Keynesianos. La crítica en las Secciones I a III se enfoca en los factores que causan la inflación y los vínculos subyacentes al proceso inflacionario (Fine y Tustomjee, 1996). Las causas pueden identificarse de las teorías de clase, producción el estado y el subsecuente análisis de los conflictos sociales expresados dentro y a mediante la inflación. Estos vínculos incluyen el contexto institucional de la inflación (especialmente la relación entre el estado, la industria, las finanzas, los trabajadores y el sector externo), y los mecanismos de propagación que hacen aparecer la inestabilidad económica y conflicto social como inflación. Esto incluye, especialmente, la oferta de dinero y los mecanismos de fijación de precios y el poder de la política monetaria y fiscal.

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el texto completo en PDF

 

Notas

[i] Los conceptos de la teoría, análisis y enfoque serán utilizados intercambiablemente de ahora en adelante.

[ii] Fine (1997) y Lee y Jarley (1998) analizan el declive de la economía no mainstream. A pesar de diferencias sustanciales en el alcance y método, estos artículos llegan a similares conclusiones pesimistas.

 

LA OFERTA DE DINERO CRÉDITO Y LA ACUMULACIÓN DE CAPITAL: UNA PERSPECTIVA CRÍTICA DEL ANÁLISIS POST-KEYNESIANO

LA OFERTA DE DINERO CRÉDITO Y LA ACUMULACIÓN DE CAPITAL: UNA PERSPECTIVA CRÍTICA DEL ANÁLISIS POST-KEYNESIANO

Costas Lapavitsas y Alfredo Saad-Filho


 

RESUMEN

Este capítulo examina críticamente la teoría horizontalista Post Keynesiana del dinero desde una perspectiva marxista. Los análisis horizontalistas son criticados desde tres ángulos. Primero, la teoría monetaria debe ser históricamente específica. Segundo, el dinero crédito es una forma de dinero avanzada, creada mayoritariamente como pasivos de las instituciones financieras y su oferta es endógena en una manera más compleja y sentido más profundo de lo que permite el análisis Post Keynesiano. Tercero, aun cuando el dinero crédito es endógeno, la cantidad ofrecido no siempre es compatible con las necesidades de la esfera de la circulación. Consecuentemente, son posibles la inestabilidad e inflación pronunciadas por razones puramente monetarias.

 

INTRODUCCIÓN

La teoría monetaria radical ha realizado un avance considerable en los años recientes, resultando en trabajos con un sabor distinto, producido por economistas Post Keynesianos, Institucionalistas, Kaleckianos y Marxistas. Mientras que los componentes de este trabajo podrían no ser compatibles plenamente entre sí, aun así podría desarrollarse una alternativa fuerte a la teoría monetaria neoclásica. Este artículo contribuye al desarrollo de dicha desde una perspectiva Marxista al examinar críticamente la teoría Post Keynesiana de la creación endógena del dinero y del crédito. El enfoque principal del artículo es la actual corriente horizontalista de la teoría Post Keynesiana, originalmente asociada con Kaldor (1970, 1982, 1985). Esta corriente planteó un desafío poderoso a la teoría monetaria neoclásica,  ampliamente conocida en el famoso debate de Kaldor con Friedman.

De igual importancia ha sido la elaboración de un marco teórico claro de la oferta de dinero crédito que captura muchas de los fundamentos de la teoría monetaria Post Keynesiana. Precisamente por su importancia y la calidad de diversas presentaciones, el horizontalismo permite la identificación de deficiencias críticas de la concepción Post Keynesiana de lo que es el dinero y del proceso de creación del dinero crédito. Estas deficiencias se vuelven crecientemente problemáticas en el estudio teórico de la inflación. Desde esta visión, es necesario fortalecer los vínculos entre la teoría del dinero y el crédito por un lado, y la teoría de la producción y circulación de capital por el otro. Como habremos de ver más adelante, la esfera monetaria y financiera es parcialmente autónoma de la esfera de la producción, pero también se encuentra limitada por esta misma. La teoría Marxista y el trabajo del mismo Marx proveen profundas ideas sobre este tema.

Nuestra discusión crítica de la teoría monetaria Post Keynesiana se enfoca de manera cercana al trabajo de Basil Moore (1988) y Marc Lavoie (1992). La presentación de Moore es quizás la más rigurosa y clara de la teoría Post Keynesiana de la oferta endógena de dinero. La introducción de Lavoie de lo que él llama la ‘teoría económica post-clásica’ es una síntesis construida cuidadosamente, comprehensiva y de fácil comprensión de múltiples corrientes de pensamiento (especialmente el Post Keynesianismo y los ‘circuitistas’ franceses).

La primera sección de este ensayo se enfoca en el análisis de Moore y Lavoie del proceso de creación endógena de dinero y crédito; la segunda revisa su crítica de la teoría de oferta endógena de dinero; la tercera resume su análisis de la inflación. La sección cuatro presenta una crítica del análisis Post Keynesiano del origen y rol del dinero en la actividad económica, la endogeneidad de la oferta de dinero, y la relación entre dinero crédito y la inflación. La última sección plantea las diversas líneas del argumento en su conjunto y sugiere los caminos de desarrollo para una teoría monetaria radical.

Descaga el texto completo en PDF

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Oferta, demanda y precios de mercado

Oferta, demanda y precios de mercado

Paolo Giussani

Capítulo 9 de ‘Marx y la economía sin equilibrios’ editado por Freeman y Carchedi 1995 de la Editorial Edward Elgar.


 

Vale la pena mencionar que la escuela clásica marxista, ciertamente los principales defensores de la primacía de las condiciones objetivas de la producción en la formación de precios aún no ha producido una crítica de los fundamentos sobre los que la teoría neoclásica ha erigido su teoría de la relación entre oferta y demanda de bienes al fijar los precios de mercado de los bienes a pesar de que esta fundación es una frágil, basada claramente en tautologías conscientes.

Cualquier manual básico de economía explica que la curva de demanda dada para un bien se construye de tal manera que la curva de oferta de otro, y el precio de equilibrio del bien en cuestión, es su punto de intersección. No obstante, los libros de texto sin excepción son claramente ambiguos sobre la posición de estas curvas en el plano. Si esto estuviera inequívocamente y directamente determinado previo, e independiente de, la formación de precios, el resultado sería una tautología inmediata: conociendo de antemano todas las correspondencias entre precios y cantidades demandadas u ofrecidas, la afirmación de que el vaciado de mercados requiere aquellos precios comunes a ambos conjuntos de correspondencias sería trivial y no habría necesidad de teoría alguna. Si el precio de equilibrio de un bien se define como el único precio de mercado en el que el mercado se vacía sin residuo de algún bien, es una tautología pura añadir que a este precio, la oferta y la demanda se igualan. De otro modo, un residuo positivo o negativo permanecería en el mercado.

Lo que importante desde un punto de vista científico es ser capaces de construir las dos curvas con la información conocida, de tal manera que automática puedan entregar los precios de equilibrio únicos de varios bienes. Pero, como veremos, esto no es posible. Comenzamos examinando el lado de la demanda.

Descarga el texto completo en PDF

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Precios de mercado sin equilibrio

Precios de mercado sin equilibrio

Guglielmo Carchedi

Capítulo 8 de ‘Marx y la economía sin equilibrios’ editado por Freeman y Carchedi 1995 de la Editorial Edward Elgar.


 

8.1 INTRODUCCIÓN

En la investigación de la transformación de valores a precios usualmente se asume que tal proceso se refiere a la transformación de valores (individuales) a precios de producción, es decir, precios tendenciales. Es en este nivel de abstracción que se ha criticado el procedimiento de Marx. Este es el debate de la transformación alrededor del famoso problema de la transformación. Recientemente, una creciente literatura ha mostrado que las dos críticas fundamentales, la crítica de la circularidad y la crítica de la regresión infinita, descansan en errores del método y que el procedimiento de la transformación de Marx es inmune a estas críticas. Esta también es la perspectiva de este capítulo. Sin embargo, contrario a la convicción común, la teoría marxista de los precios también incluye la formación de precios de mercado. Este paso teórico ha sido omitido usualmente, probablemente por la creencia de que si los precios de producción se teorizan correctamente, entonces la formación de los precios de mercado no presenta dificultades teóricos, estos precios resultarían simplemente de las fluctuaciones alrededor de los precios de producción. Una de las tesis de este trabajo es que esta simplicidad sólo es aparente.

En el proceso real de la formación de precios, los precios de producción (precios tendenciales) no se realizan a sí mismos. Únicamente los precios de mercado son precios reales, esto es, precios realizados. O, el proceso real de formación de precios no es un proceso de dos fases, la primera fase siendo la transformación de valores individuales a, y su realización como, precios de producción, y la segunda siendo la transformación de los precios de producción a, y su realización como, precios de mercado. Por lo contrario, los valores individuales son directamente transformados en, y realizados como, precios de mercado, es decir, valores sociales verdaderamente realizados. Estos últimos, a su vez, tienden hacia precios de producción sin llegar a ellos. Mientras que este movimiento, la transformación tendencial, ha sido teorizada en G. Carcgedi y W. de Haan en este libro, este capítulo analizará el proceso de formación de los precios de mercado o la verdadera transformación.

Sin embargo, primero se debe dar un paso preliminar. Dado que los precios de producción son promedios calculados con base en precios de mercado, estos últimos pueden verse como fluctuaciones alrededor de los primero. Pero entonces surge la siguiente pregunta. Dado que la economía neoclásica tiene una teoría de los precios reales como fluctuaciones alrededor de precios de equilibrio debido a las discrepancias entre oferta y demanda, esto es, que los precios se encuentran en la intersección de las curvas de oferta y demanda, ¿podríamos injertar esta teoría a la teoría marxista de los precios de producción para determinar las fluctuaciones de los precios reales alrededor de precios tendenciales? Lo primer es responder esta pregunta.

Descarga el texto completo en PDF

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

El procedimiento de la transformación: un enfoque sin equilibrio

El procedimiento de la transformación: un enfoque sin equilibrio

Guglielmo Carchedi y Werner de Haan

Capítulo 7 de ‘Marx y la economía sin equilibrios’ editado por Freeman y Carchedi 1995 de la Editorial Edward Elgar.


 

INTRODUCIENDO ALGUNOS CONCEPTOS Y RESULTADOS BÁSICOS

El método de investigación y los resultados de la investigación de este capítulo divergen considerablemente de las ya bien establecidas discusiones sobre el procedimiento de la transformación. Por ello es posible que el lector pueda tener algunas dificultades iniciales al seguir la línea de pensamiento que se desarrollará abajo. Esta primera sección está destinada a enfatizar el hilo de cambio a lo largo de este capítulo. Esta sección no está destinada a presentar pruebas lógicas (eso se hará en las siguientes secciones), sino sólo familiarizar al lector con un enfoque que diverge sustancialmente de la discusión convencional del procedimiento de la transformación de Marx. Esta es la razón por la que en esta sección se establecerán las características básicas de este capítulo en lugar de argumentarlos.

El procedimiento de la transformación es el núcleo de la teoría de la formación de precios en la teoría Marxista. Se caracteriza por cuatro características básicas. Primero, explica tanto una redistribución real como tendencial del valor, el proceso a través del cual (más o menos) el valor transferido y recién producido es verdaderamente realizado por cada mercancía (redistribución real) y el proceso a través del cual el valor verdaderamente realizado es tendencialmente, esto es hipotéticamente, redistribuido (redistribución tendencial). Segundo, la redistribución tendencial se explica no sólo en términos de movimientos de capital (que tendencialmente igualan el valor de los insumos). Tercero, existen dos aspectos del proceso de la transformación, el cuantitativo y el cualitativo. Y, finalmente, el proceso de la transformación representa un proceso cronológico, una sucesión de periodos de producción y distribución.

Antes de todo distingamos los aspectos cuantitativos de los cualitativos de la transformación. Cuantitativamente la transformación significa redistribución de valor. Este es el aspecto sobre el cual los comentadores han enfocado su atención. Cualitativamente, este enfoque se basa ante todo en la sucesión cronológica de periodos de producción y distribución. En este sentido, es lo opuesto al enfoque del equilibrio que ha sido subrepticiamente introducido al procedimiento de la transformación de Marx y ha sido aceptado en general. Además, esta perspectiva cronológica está emparejada una dialéctica. Esto significa que el proceso de formación del precio (y por ello también el proceso de la transformación) es visto como un cambio constante de valores individuales a sociales y de valores sociales a individuales. De manera más específica, existe un cambio cualitativo, ya sea de los potenciales valores sociales (esto es, valores individuales) a valores sociales realizados, o de valores sociales realizados a potenciales valores sociales (esto es, valores individuales) con una redistribución del valor cada vez que se vende una mercancía, aun cuando no existe necesariamente un cambio cuantitativamente. A su vez, los valores sociales verdaderamente realizados pueden transformarse en valores sociales tendenciales. Introduzcamos la dimensión cronológica.

Consideremos un periodo –  y dos mercancías, a y b. La mercancía a se compra en  y entra en –  como insumo de b. La mercancía b, el producto, se vende inmediatamente al final de – , esto es en . Los pasos a resaltarse pueden seguir en la Figura

Consideremos primero al insumo a. En  el insumo entra al periodo – . Cuantitativamente, el valor con el que el insumo a entra al –  es el valor realmente pagado por él en  como producto del periodo de producción previo, – . Este valor es el precio de mercado de a en . En  esto es un dato. También está el valor transferido de a a b. Cualitativamente, el valor individual de los insumos (lo que se ha pagado por ellos como productos del periodo anterior) es al mismo tiempo su valor social potencial, el cual podría realizarse o no dependiendo de si la mercancía b, en la que se ha incorporado a, se vende o no en .

El tiempo . Cuantitativamente lo que el productor de b ha pagado por a en  no es necesariamente lo que el productor realiza en  por haber usado a. Esto depende de si el mercado está dispuesto a pagar al productor de b por haber utilizado a. Por ejemplo, los cambios tecnológicos en la producción (y por ello en el valor) de a ocurriendo previo a que b se venda en  afectan el precio de mercado de b. Cualitativamente únicamente en el momento de, y a través de, la venta de b en  el valor contenido en a (su valor social potencial, individual) es realizado como parte del valor contenido en b. Este es el valor social verdaderamente realizado de a en .

El tiempo  de nuevo. Hasta este punto es posible calcular el valor tendencialmente realizado por b al haber usado a. Como se argumentará más adelante, este es el precio de reproducción de a en . Cuantitativamente, esto es igual al capital constante y capital variable que se invirtió en  por aquellos capitales que en  operan bajo condiciones de productividad promedio. Cuantitativamente, en  es posible teorizar (como opuesto a calcular) el valor social tendencial realizado por b por haber usado a. Este es el resultado de un movimiento real, la competencia tecnológica. Es esta la que da contenido económico a ese promedio que es el precio de reproducción de los insumos.

Consideremos ahora el producto b. Cuantitativamente, el valor contenido en b antes de la venta en  es el precio de mercado de a en  más el plusvalor producido durante – . Cualitativamente, el valor contenido en b es su valor individual que también es su valor social potencial. De hecho, el valor producido podría realizarse o no dependiendo de si b se vende o no.

El tiempo . Cualitativamente, tanto el valor recién producido como el transferido durante – , esto es el valor contenido en b, no es necesariamente el valor verdaderamente realizado por el productor de b en , cuando se vende b. Esto es el precio de mercado de b en  y usualmente es diferente del valor contenido en b. Cualitativamente, es la sociedad la que, al comprar a b o no, decide en  si el valor contenido en b, o valor social potencial, se realiza como un valor social verdadero o no.

El tiempo  de nuevo. Hasta este punto, el punto de venta, es posible calcular el valor tendencialmente realizado por b. Este es su precio de producción o la suma del precio de reproducción de a más la tasa de ganancia promedio calculada sobre ese precio de reproducción. Este es el aspecto cuantitativo. Cualitativamente, esta es la transformación del valor verdaderamente realizado a valor social tendencialmente realizado. Aquí también, el significado económico de esta transformación se debe al hecho de que reside en un movimiento real, movimiento de capital y competencia tecnológica. Debido a este movimiento es posible teorizar la igualación tendencial de las tasas de ganancia y el valor de los insumos.

Entonces, en  existe una transformación real, una redistribución real de valor. Es en este punto que el precio de producción se puede calcular con base en los valores reales o precios de mercado. O, el precio de producción es una noción que aplica únicamente a los productos y no a los insumos. Es un precio tendencial y no uno real. Es un precio que tiende a aparecer cuando los productos se venden pero que en realidad nunca aparece. Como tal, sólo se puede conocer mediante el cálculo. Sin embargo el precio de producción es real, es parte de la realidad porque es el resultado de un doble movimiento real, movimiento de capital y cambio tecnológico. Debido a los movimientos de capital, el plusvalor verdaderamente realizado en  puede redistribuirse hipotéticamente a lo largo de los sectores de tal manera que cada capital realiza la misma tasa de ganancia promedio. A causa del cambio tecnológico, en  el valor verdaderamente realizado de los insumos puede redistribuirse hipotéticamente a su valor tendencial, su precio de reproducción.

Los aspectos cuantitativos de la transformación se pueden resumir de la siguiente manera. En cuanto a los insumos a, existe una transformación real en  de los valores individuales (el precio de mercado pagado por ellos como productos del periodo anterior) a valores verdaderamente realizados (lo que el mercado paga al productor por haber usado ese insumo) y una transformación tendencial de estos a precios de reproducción (lo que el productor habría realizado por sus insumos si hubieran usado las técnicas de productividad promedio). En cuanto a los productos b, en  existe una transformación real de valores individuales, esto es el precio de mercado de los insumos en  más el plusvalor realmente producido durante – , a precios de mercado (lo que el mercado realmente paga por los productos) y una transformación tendencial de los precios de mercado a precios de producción (la tasa promedio de ganancia calculada sobre el precio de reproducción de los insumos). Cada vez que un producto b sale de un proceso de producción y es vendido, se pueden calcular los valores tendenciales: el precio de reproducción de sus insumos a, la tasa promedio de ganancia y con ello el precio de producción de b, los productos. Sin embargo, ese producto no entra a un proceso nuevo, – , a su valor tendencial, a su precio de producción: sino que entra al proceso nuevo a su valor real, el precio de mercado al que se vendió en .

Resumamos la transformación cualitativa. La mercancía a entra a –  en . Hasta este punto tiene tanto valor social, producto de – , como un valor individual, insumo de – . No comprender esto ha sido la fuente de mucha confusión. Cuantitativamente, en  a se vende como producto de –  al mismo precio de mercando al que se compra como insumo de – . Pero cualitativamente, en  a tiene tanto un valor social realizado (como producto) y un valor individual (como insumo). Ahora procedamos al siguiente paso. Durante –  existe tanto una transformación cronológica como real, esto es una producción real como distribución de valor que ocurre entre los dos puntos en el tiempo,  y , y continua en el siguiente periodo, – . En , el valor individual, que es valor social potencial, del producto b se transforma en valor social real, su precio de mercado. En este punto es posible calcular su valor social tendencia, su precio de producción. Esta es una transformación hipotética e instantánea. Consideremos ahora el siguiente periodo. En  el valor social realizado de b como un producto de –  se vuelve cualitativamente el valor individual de b como insumo de – , aun cuando cuantitativamente el precio de mercado al que se vendió b es obviamente el mismos que el precio de mercado al que se compró b. Entonces, cualitativamente existe una constante transformación de valores individuales a sociales y de vuelta de estos valores sociales a individuales cada vez que se vende la mercancía. Pero en cualquier punto en que se venden productos es posible calcular el precio hacia el cual tienden los valores sociales, los precios de producción.

La Figura 7.1 resume los conceptos básicos introducidos arriba. Busca ayudar al lector y el significado de cualquier de estos conceptos no debe perderse de vista en las siguientes secciones.

Descarga el texto completo en PDF

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

El valor del dinero, el valor de la fuerza de trabajo y el producto neto: una evaluación del ‘Nuevo Enfoque’ al problema de la transformación

El valor del dinero, el valor de la fuerza de trabajo y el producto neto: una evaluación del ‘Nuevo Enfoque’ al problema de la transformación

Alfredo Saad-Filho

Capítulo 6 de ‘Marx y la economía sin equilibrios’ editado por Freeman y Carchedi 1995 de la Editorial Edward Elgar.


 

La transformación de valores a precios de producción ha sido sujeto de discusión por más de cien años. Los primeros disparos de este debate fueron disparados incluso antes de la publicación de la versión propia de Marx sobre esta cuestión en el tercer Tomo de El Capital (ver Engels 1981 y Howard and King 197). Un continuo flujo de literatura le ha seguido que analiza la relación entre valores y precios desde virtualmente casi ángulo concebible. Hoy, la polémica está más que viva, aunque los temas bajo debate han cambiado por los enfoques de los escritores involucrados.

Hasta mitades de los 1970s el tema más importante en la discusión eran las circunstancias en las que se sostienen las igualdades entre valor total y precio total, y plusvalor total y ganancia total. Marx atribuyó gran importancia a ellas y rápidamente se volvieron las condiciones que debe satisfacer cualquier solución fidedigna al problema de la transformación –o al menos explicar convincentemente.

La prominencia de estas igualdades está relacionada cercanamente con la predominancia que ha logrado el enfoque del equilibrio general al problema de la transformación. Estos enfoques siguen la tradición de Tugan Baranowsky (1905) y Bortkiewicz (1952, 1984). Ellos se volvieron, rápidamente, la forma estándar de enmarcar las relaciones entre valores y precios (el ejemplo más común es Steedman 1977). Aun cuando muchos estuvieron en desacuerdo con ellos, las soluciones de equilibrio general siguieron siendo el centro de atención por décadas. Esto ha cambiado ahora. A finales de los 1970s y principios de los 1980s Gérard Duménil y Duncan Foley de manera independiente propusieron el ‘Nuevo Enfoque’ al problema de la transformación; una de las características más importantes de su solución es que aborda el problema de la transformación (y las dos igualdades agregadas de Marx) sin relación al equilibrio.

La creciente popularidad del Nuevo Enfoque ha ayudado a mover los términos del debate de la transformación a cuestiones más sustantivas, como las relacionadas con la teoría del valor de Marx, la naturaleza del valor y el precio, el valor de la fuerza de trabajo y el valor del dinero. En este capítulo me enfoco en una evaluación del Nuevo Enfoque desde la perspectiva de su potencial contribución a una interpretación sin equilibrio de la teoría del valor de Marx. Por tanto, no examino el Nuevo Enfoque como un pretexto para proponer otra solución al problema de la transformación, ni me dedico a controvertir con elogios o deméritos. Por lo contrario, mi objetivo es realizar un escrutinio al Nuevo Enfoque por su contribución positiva y los medios para desarrollarlo.

Con este objetivo en mente yo realizo una presentación sistemática del contexto y contenido del Nuevo Enfoque en las primeras dos secciones de este capítulo. Esta presentación establece un marco general para el análisis del Nuevo Enfoque, que está ausente hasta ahora en la literatura. La tercera analiza críticamente las soluciones de equilibrio general al problema de la transformación (especialmente la neo-Ricardiana), argumenta para su rechazo y enfatiza la contribución positiva del Nuevo Enfoque sobre este asunto. La cuarta, quinta y sexta examinan las tres contribuciones más importantes del Nuevo Enfoque a la teoría del valor –la operación sobre el producto neto y las definiciones de valor del dinero y valor de la fuerza de trabajo. La séptima resume la discusión.

 

Descarga el texto completo en PDF.

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Blog de WordPress.com.

Subir ↑