Buscar

Tiempos Críticos

Breve nota sobre la lucha de contrarios

Patricia G. Zamudio

Bien sabido es que Marx afirmaba que la historia se mueve por la “lucha de contrarios” pero esta afirmación necesita que nos remontemos hacia un campo de conocimiento del cual Marx era especialista: la Filosofía.

En la Antigua Grecia los primeros filósofos se preguntaban, no sin poca importancia, ¿cuál es el componente esencial de todas las cosas? Algunos como Tales de Mileto afirmaban que era el agua, porque el agua tiene capacidad de transformación, cuando los seres humanos mueren se “secan” y porque el semen está conformado por ella. Para Anaxímenes el principio de todo era el aire, ya que no se ve, puede acomodarse a cualquier espacio, se enfría, se condensa, se calienta y da lugar a las nubes, puede producir montañas y tierra.

Para Anaximandro la respuesta era el apeiron, que tenía como característica ser indefinido, informe, indeterminado e infinito, del apeiron surge lo definido y lo finito en pares de contrarios,  y cuando las cosas finitas mueren regresan ahí.

anaximandro

Según Anaximandro toda la realidad de explica por la lucha de contrarios, esta es la primera concepción dialéctica del universo: todo está en continuo movimiento por la lucha de contrarios, consideraba también que el movimiento de la realidad es cíclico.  Si le preguntásemos ¿cómo surgen las cosas del apeiron? respondería que en pares de contrarios, y ¿qué permite su funcionamiento? el movimiento.

Podemos destacar de lo anterior que el conocimiento no es eterno ni inmutable. Con lo expuesto hasta aquí, quizá la próxima vez que pensemos en la concepción dialéctica de Marx le hagamos un espacio en la memoria a Anaximandro.

 

Anuncios

La renta diferencial de la tierra y la degradación del suelo

La renta diferencial de la tierra y la degradación del suelo

José Carlos Díaz Silva

Introducción.

La teoría de la renta, expuesta por Karl Marx (1981), en el tomo tercero del capital representó un avance importante en términos de la distribución del excedente económico entre los capitalistas, a su vez, significó una superación de los enfoques previos de Thomas Malthus y David Ricardo (Fine y Saad-Filho, 2013, Capítulo XIII). El desarrollo que hace Marx está sustentado por un lado en su teoría del valor trabajo y por otro, de la exposición que hace sobre los precios de producción. Esta teoría ha sido desarrollada por muchos autores y ha ayudo a explicar cuestiones puntuales, del desarrollo agrícola y de las cuestiones del campesinado[1]. Considerando la escisión que existe entre la propiedad de la tierra y el usufructo directo de esta, genera la existencia de una plusganancia que va a parar a manos del dueño de la tierra (terrateniente), debido a que el suelo existe en cantidades limitadas y no es reproducible a voluntad del ser humano.

 De la ruptura entre la propiedad de la tierra y el usufructo de esta, bajo el contexto del capitalismo, la degradación del suelo se presenta como un fenómeno ajeno al modo de producción, es parte de la contradicción existente entre el valor de uso y el valor de cambio; esta es la base de la continua degradación de la fertilidad de la tierra. A pesar de que este es un problema que puede derivarse directamente del planteamiento de Marx, muchos autores, al hablar de la renta de la tierra, solamente se limitan a considerar el aspecto distributivo  que esta tiene sobre la plusvalía producida y el efecto pernicioso que puede tener sobre la acumulación general de capital. Las consecuencias ambientales son dejadas de lado. Un grupo de autores (Foladori, 2009; Foster 2002 y 2013; Burkett, 1999), a través del concepto de metabolismo de la naturaleza, tratan de exponer cómo la escisión entre la propiedad de la tierra y su explotación económica genera un desequilibrio ambiental, que culmina con la continua degradación del suelo, además de acarrear más problemas ecológicos.

El trabajo está consta de tres partes, en la primera parte exponemos sucintamente la teoría de la renta de Marx (en este trabajo solamente abordaremos el problema de la renta diferencial), centrándonos en el aspecto distributivo de esta, como comúnmente se hace. En la segunda parte, hablamos de cómo el concepto mismo de renta ayuda a entender la degradación del suelo, o de cómo la degradación del suelo en el capitalismo es consecuencia de la ruptura metabólica entre el ser humana y la naturaleza. En la tercera parte concluimos.

Descargar PDF completo

Seguir leyendo “La renta diferencial de la tierra y la degradación del suelo”

Los esquemas de reproducción de Marx como un Modelo de crecimiento no balanceado

Los esquemas de reproducción de Marx como un Modelo de
crecimiento no balanceado

Andrew Kliman[1]

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


Resumen

A pesar de que los esquemas de reproducción de Marx se construyen usualmente como modelos de crecimiento balanceado, este artículo argumenta que pueden ser entendidos como representativos de un proceso de crecimiento no balanceado. Cuando se comparan los esquemas de reproducción simple y ampliada, éstos implican que la transición de la reproducción simple a la ampliada requiere que la producción de los medios de producción crezca más rápido que la producción de bienes de consumo. En esta interpretación, los esquemas de reproducción surgen como un análisis temprano y precio del proceso de “despegue” [“take-off”]. El artículo defiende exegéticamente esta interpretación y argumenta que elimina la aparente incompatibilidad entre los esquemas y el carácter de no equilibrio de la mayoría de El Capital que se presenta cuando se construyen los esquemas como modelos de crecimiento balanceado.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

Notas

[1] Departamento de Economía, Universidad de Pace, 861 Bedford Road, Pleasentville, NY 10570, EUA. Correo electrónico: akliman@pace.edu. El autor desea agradecer a dos réferis anónimos por sus útiles comentarios.

 

 

 

La MELT y el Razonamiento circular en la Nueva Interpretación y en la Interpretación Temporal y de Sistema Único

La MELT y el Razonamiento circular

en la Nueva Interpretación y en la Interpretación Temporal y de Sistema Único

 por Fred Moseley

Mount Holyoke College

fmoseley@mtholyoke.edu

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


 

Resumen

            La “expresión monetaria del tiempo de trabajo” (es decir, la MELT por sus siglas en inglés) es una variable clave en la teoría de Marx y ha jugado un rol prominente en dos importantes reinterpretaciones de la teoría de Marx: la Nueva Interpretación (NI) y la Interpretación Temporal y de Sistema Único (TSSI, por sus siglas en inglés). Este artículo revisa primero mi interpretación de la MELT (presentada primero en Moseley 2011) y después critica, en dos secciones sucesivas, las interpretaciones de la MELT presentadas por la NI y la TSSI. Una sección final resume las conclusiones principales.

 

Palabras clave: teoría laboral del valor, MELT, macro, micro, Marx, dinero

Código JEL: B51

 

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

La relación locura-literatura según Foucault

Patricia G. Zamudio

Introducción       

En el presente trabajo  trataremos de abordar la relación entre locura y literatura que ha establecido Michael Foucault, necesitando para ello hacer una revisión de su pensamiento, por tal motivo, en la primera parte se hace un breve recorrido por las ideas más sobresalientes al respecto. La segunda parte presenta una exposición del texto “La locura, la ausencia de obra”, para finalmente recoger en la última parte las conclusiones del trabajo.

             Foucault (1926-1984)  se ha configurado como un pensador de suma importancia no solamente en el ámbito filosófico, también es un referente en otros campos del conocimiento: psicología, historia, política, por mencionar algunos.

            De sus datos biográficos Minello Martini (1999) menciona que nació en el seno de una familia burguesa en Francia en el año de 1926. Entre los movimientos socio-políticos entre los que se desenvuelve su vida se encuentran: la coalisión de partidos políticos de izquiera, la Guerra Civil Española, los conflictos de su país con Alemania por los territorios fronterizos de Alsacia y Lorena, así como la Segunda Guerra Mundial. También hace notar que predominan en el ambiente filosófico en los años que van del 45 al 60  las fenomenologías y el hegelianismo y a partir del 60 hay un predominio del estructuralismo, además, permeaba en el ambiente el legado de Kant, así como el de Descartes.

            Minello también considera de vital importancia el surgimiento de esta nueva manera de hacer historia: la escuela de los Annales, que tiene una postura más social, que amplía sus límites para incluir otras disciplinas en su análsis: como la economía o la política, por mencionar algunas.

            En un inicio los estudios de Foucault se enfocan en el análisis de los lugares de exclusión, como la locura, la psiquiatría, las prohibiciones. Trata de investigar cómo es que se van construyendo distintas epistemes, cómo los discursos contruyen ciertos objetos y sujetos. En una etapa posterior de su pensamiento se ocupa de las relaciones de poder y los códigos de conducta.

Seguir leyendo “La relación locura-literatura según Foucault”

Sobre la especificidad histórica del capitalismo y la determinación del precio Comentarios sobre el Paradigma de la Forma-Valor

Sobre la especificidad histórica del capitalismo y la determinación del precio

Comentarios sobre el Paradigma de la Forma-Valor

Andrew Kliman[1]

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

 

Descarga el artículo completo en PDF

 


 

Resumen

Los teóricos de la forma-valor han buscado desarrollar un concepto de valor históricamente específico. El autor de este trabajo aplaude y comparte este objetivo, pero argumenta que una producción centrada en el concepto valor puede ser históricamente específica sin tener que adoptar el concepto fundado en el mercado como usualmente sostienen los teóricos de la forma-valor. El artículo también que el concepto enfocado en el mercado para la determinación del precio es incompatible con Marx porque implica que el plustrabajo no es la única fuente de la ganancia, con lo correcto de la teoría de la cantidad de dinero y con el hecho de que los ingresos y costos asociados con el comercio intra-empresa[i] no son “verdaderos” ingresos y costos.

 

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

 

 

 

Notas

[1] Departamento de Economía, Universidad de Pace, 861 Bedford Road, Pleasentville, NY 10570, EUA. Correo electrónico: akliman@pace.edu. El autor desea agradecer a dos réferis anónimos por sus útiles comentarios.

 

Notas de la traducción

[i] El término intra-firm trade fue traducido como comercio intra-empresa.

 

Dinero, Trabajo y Lógica

Dinero, Trabajo y Lógica

Una comparación crítica

Alan Freeman[1]

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


Resumen

Este artículo busca promover un debate académico entre la interpretación temporal y de sistema único de Marx y la escuela de la Forma-Valor. Debido a que ambas reconocen los estándares requeridos para un debate constructivo y buscan una comprensión adecuada de la teoría real de Marx, dicho debate promete ser muy productivo. El argumento de Michael Heinrich, representativo de la escuela de la forma-valor, es que las derivaciones de Marx del trabajo abstracto, del valor y del dinero son “ambivalentes” y deberían ser reemplazadas por derivaciones superiores de esas categorías. Yo argumento que los reemplazos propuestos por la escuela de la forma-valor exhiben una tendencia a eliminar la contradicción de la teoría del valor. En particular, la idea de que el trabajo en una mercancía es abstracto únicamente después de que se vende la mercancía da lugar a una tendencia reservada. Confunde una venta exitosa con la formación de un precio. Esto proviene de una actitud ambivalente frente a la teoría del equilibrio general, dando lugar a una subestimación del efecto devastador de la reescritura que hizo von Bortkiewicz de Marx.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

 

[1] Profesor visitante, Universidad de Manitoba, correo electrónico: afreeman@iwgvt.org.

¿El poder del discurso o el discurso del poder?

Patricia G. Zamudio

Uno de los lugares donde en ocasiones pensamos que tenemos libertad de acción, de decir o hacer, es en el lenguaje, no obstante, es uno de los campos donde también se encuentran inmersas relaciones de poder.

            Usualmente tendemos a relacionar el poder con aspectos económicos, políticos o sociales, sin embrago, hay otros aspectos que están inmersos en él y que son (en algunos casos) menos evidentes como el discurso. A este respeto Michael Foucault dedica un análisis en El orden del discurso, poniendo de manifiesto todos estos mecanismos de poder que operan en el discurso de manera interna y externa a él.

          

         Es menester tomar en cuenta que las relaciones de poder implican una relación donde las partes involucradas no están en el mismo nivel, es decir, no están en condiciones de igualdad sino que existe una parte dominante y una dominada.

      Foucault señala que no es posible la plena libertad en las cuestiones del discurso: existen normas que rigen qué se dice, cómo y en qué circunstancia, estos mecanismos responden a tres motivos; el poder, el peligro y la reducción de incertidumbre.

            Los mecanismos por los cuales se hacen presente dichas normas se encuentran en:

 1) Los procedimientos de exclusión, que tienen como característico el ser exógenos

1.1) Lo prohibido: debido al tabú, al ritual o a la condición privilegiada de quien habla

1.2) Separación de la locura: el discurso tildado como locura o asignado a esta categoría usualmente es rechazado

1.3) Voluntad de verdad: aquí se encuentra lo que se considera verdadero y lo que es catalogado falso, ambos tienen un carácter histórico, modificable, se reproducen institucionalmente y se refuerzan a través de ciertas prácticas, se “libra del deseo y libera el poder”

2) Procedimientos internos, es decir, son parte del discurso (el autor también los llama “principios de enrarecimiento del discurso”)

2.1) Comentario, señala el autor que los comentarios llegan a ocupar el lugar de las obras

2.2) La figura del autor: debido a la cantidad de significaciones que se despliegan

2.3) La disciplina a la que pertenece el discurso, pues constituye un conjunto de definiciones y reglas

3) Condiciones de utilización del discurso

3.1) El ritual: define la cualidad de quien habla

3.2) “Las sociedades de discurso”: que lo hacen circular entre quienes forman parte de ella

3.3) La doctrina: condiciona el tipo de enunciación

3.4) La educación: que reproduce relaciones de poder, discursos y saberes

            Lo anterior responde a la identificación de los tipos de mecanismos por los cuales se ponen cotos y reglas al discurso. Es así como se pone en evidencia que el discurso no es inocente, que hay relaciones de poder inmersas en él, y que existen una gran cantidad de formas en la cuales éste es normado que no son tan visibles.

            Se pone de manifiesto que la “verdad” y los conceptos son variables de una época a otra y de una sociedad a otra, que hay modelos epistémicos diferentes, que operan de diversas maneras, y esto desenmascara el naturalismo que tenemos de las cosas, porque en resumidas cuentas: el discurso tiene efectos.

Bibliografía

Michael Foucault, “El  orden  del  discurso”,  en  L.  Weinberg, Metodología  crítica: Antología de lecturas, SUAFyL, México, 1997.

LA TASA DE GANANCIA BAJO LA PRESENCIA DE LOS MERCADOS FINANCIEROS: UNA CORRECCIÓN NECESARIA

LA TASA DE GANANCIA BAJO LA PRESENCIA DE LOS MERCADOS FINANCIEROS: UNA CORRECCIÓN NECESARIA

Alan Freeman

Universidad Metropolitana de Londres

afreeman@iwgvt.org

Traducido por: A. Sebastián Hdez. Solorza

 

Descarga el artículo completo en PDF


RESUMEN

Esta es una versión previa a la publicación del artículo con el mismo nombre en el Journal of Australian Political Economy. Debe citarse como “Freeman, A. 2012 ‘The Profit Rate in the Presence of Financial Markets: a Necessary Correction’. Journal of Australian Political Economy, Number 70, Summer 2012, pp. 167-192”

En las últimas dos décadas la cantidad, variedad y valor monetario de los instrumentos financieros comercializables ha crecido en términos de su magnitud. Mientras que las acciones [equities] tradicionales han crecido ciertamente en número y valor, el mayor crecimiento ha ocurrido en los títulos [securities] debido al cambio en otorgar préstamos securitizados [securitized] en los 1970s. Esto es quizás el único desarrollo significativo de lo que muchos escritores llaman ‘financiarizaión’ [‘financialisation’].

Este artículo argumenta que estos activos, cuando funcionan como capital-dinero, entran en la igualación de la tasa de ganancia. Constituyen parte del capital adelantado por la clase capitalista como un todo y por consiguiente deben incluirse en el denominador de la tasa de ganancia.

Al menos en los dos principales mercados financieros mundiales –el del RU y el de los EUA– las mediciones de la tasa de ganancia revelan una caída general, sistemática y virtualmente ininterrumpida de la tasa de ganancia desde finales de los 1960s.

El artículo reexamina la definición de tasa de ganancia encontrada en los escritos de Marx sobre este tema y argumenta que confirma la inclusión de los instrumentos financieros tanto en el concepto como en la medida de la tasa general de ganancia tal y como la definió Marx.

 

Códigos JEL: B24, B3, B5, B50

Palabras clave: tasa de ganancia, financiarización, teoría de valor, economía marxista, TSSI, Nueva Solución, temporalismo

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑