Buscar

Tiempos Críticos

Los esquemas de reproducción de Marx como un Modelo de crecimiento no balanceado

Los esquemas de reproducción de Marx como un Modelo de
crecimiento no balanceado

Andrew Kliman[1]

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


Resumen

A pesar de que los esquemas de reproducción de Marx se construyen usualmente como modelos de crecimiento balanceado, este artículo argumenta que pueden ser entendidos como representativos de un proceso de crecimiento no balanceado. Cuando se comparan los esquemas de reproducción simple y ampliada, éstos implican que la transición de la reproducción simple a la ampliada requiere que la producción de los medios de producción crezca más rápido que la producción de bienes de consumo. En esta interpretación, los esquemas de reproducción surgen como un análisis temprano y precio del proceso de “despegue” [“take-off”]. El artículo defiende exegéticamente esta interpretación y argumenta que elimina la aparente incompatibilidad entre los esquemas y el carácter de no equilibrio de la mayoría de El Capital que se presenta cuando se construyen los esquemas como modelos de crecimiento balanceado.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

Notas

[1] Departamento de Economía, Universidad de Pace, 861 Bedford Road, Pleasentville, NY 10570, EUA. Correo electrónico: akliman@pace.edu. El autor desea agradecer a dos réferis anónimos por sus útiles comentarios.

 

 

 

Anuncios

La MELT y el Razonamiento circular en la Nueva Interpretación y en la Interpretación Temporal y de Sistema Único

La MELT y el Razonamiento circular

en la Nueva Interpretación y en la Interpretación Temporal y de Sistema Único

 por Fred Moseley

Mount Holyoke College

fmoseley@mtholyoke.edu

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


 

Resumen

            La “expresión monetaria del tiempo de trabajo” (es decir, la MELT por sus siglas en inglés) es una variable clave en la teoría de Marx y ha jugado un rol prominente en dos importantes reinterpretaciones de la teoría de Marx: la Nueva Interpretación (NI) y la Interpretación Temporal y de Sistema Único (TSSI, por sus siglas en inglés). Este artículo revisa primero mi interpretación de la MELT (presentada primero en Moseley 2011) y después critica, en dos secciones sucesivas, las interpretaciones de la MELT presentadas por la NI y la TSSI. Una sección final resume las conclusiones principales.

 

Palabras clave: teoría laboral del valor, MELT, macro, micro, Marx, dinero

Código JEL: B51

 

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

Entrada destacada

La relación locura-literatura según Foucault

Patricia G. Zamudio

Introducción       

En el presente trabajo  trataremos de abordar la relación entre locura y literatura que ha establecido Michael Foucault, necesitando para ello hacer una revisión de su pensamiento, por tal motivo, en la primera parte se hace un breve recorrido por las ideas más sobresalientes al respecto. La segunda parte presenta una exposición del texto “La locura, la ausencia de obra”, para finalmente recoger en la última parte las conclusiones del trabajo.

             Foucault (1926-1984)  se ha configurado como un pensador de suma importancia no solamente en el ámbito filosófico, también es un referente en otros campos del conocimiento: psicología, historia, política, por mencionar algunos.

            De sus datos biográficos Minello Martini (1999) menciona que nació en el seno de una familia burguesa en Francia en el año de 1926. Entre los movimientos socio-políticos entre los que se desenvuelve su vida se encuentran: la coalisión de partidos políticos de izquiera, la Guerra Civil Española, los conflictos de su país con Alemania por los territorios fronterizos de Alsacia y Lorena, así como la Segunda Guerra Mundial. También hace notar que predominan en el ambiente filosófico en los años que van del 45 al 60  las fenomenologías y el hegelianismo y a partir del 60 hay un predominio del estructuralismo, además, permeaba en el ambiente el legado de Kant, así como el de Descartes.

            Minello también considera de vital importancia el surgimiento de esta nueva manera de hacer historia: la escuela de los Annales, que tiene una postura más social, que amplía sus límites para incluir otras disciplinas en su análsis: como la economía o la política, por mencionar algunas.

            En un inicio los estudios de Foucault se enfocan en el análisis de los lugares de exclusión, como la locura, la psiquiatría, las prohibiciones. Trata de investigar cómo es que se van construyendo distintas epistemes, cómo los discursos contruyen ciertos objetos y sujetos. En una etapa posterior de su pensamiento se ocupa de las relaciones de poder y los códigos de conducta.

Seguir leyendo “La relación locura-literatura según Foucault”

Sobre la especificidad histórica del capitalismo y la determinación del precio Comentarios sobre el Paradigma de la Forma-Valor

Sobre la especificidad histórica del capitalismo y la determinación del precio

Comentarios sobre el Paradigma de la Forma-Valor

Andrew Kliman[1]

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

 

Descarga el artículo completo en PDF

 


 

Resumen

Los teóricos de la forma-valor han buscado desarrollar un concepto de valor históricamente específico. El autor de este trabajo aplaude y comparte este objetivo, pero argumenta que una producción centrada en el concepto valor puede ser históricamente específica sin tener que adoptar el concepto fundado en el mercado como usualmente sostienen los teóricos de la forma-valor. El artículo también que el concepto enfocado en el mercado para la determinación del precio es incompatible con Marx porque implica que el plustrabajo no es la única fuente de la ganancia, con lo correcto de la teoría de la cantidad de dinero y con el hecho de que los ingresos y costos asociados con el comercio intra-empresa[i] no son “verdaderos” ingresos y costos.

 

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

 

 

 

Notas

[1] Departamento de Economía, Universidad de Pace, 861 Bedford Road, Pleasentville, NY 10570, EUA. Correo electrónico: akliman@pace.edu. El autor desea agradecer a dos réferis anónimos por sus útiles comentarios.

 

Notas de la traducción

[i] El término intra-firm trade fue traducido como comercio intra-empresa.

 

Dinero, Trabajo y Lógica

Dinero, Trabajo y Lógica

Una comparación crítica

Alan Freeman[1]

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


Resumen

Este artículo busca promover un debate académico entre la interpretación temporal y de sistema único de Marx y la escuela de la Forma-Valor. Debido a que ambas reconocen los estándares requeridos para un debate constructivo y buscan una comprensión adecuada de la teoría real de Marx, dicho debate promete ser muy productivo. El argumento de Michael Heinrich, representativo de la escuela de la forma-valor, es que las derivaciones de Marx del trabajo abstracto, del valor y del dinero son “ambivalentes” y deberían ser reemplazadas por derivaciones superiores de esas categorías. Yo argumento que los reemplazos propuestos por la escuela de la forma-valor exhiben una tendencia a eliminar la contradicción de la teoría del valor. En particular, la idea de que el trabajo en una mercancía es abstracto únicamente después de que se vende la mercancía da lugar a una tendencia reservada. Confunde una venta exitosa con la formación de un precio. Esto proviene de una actitud ambivalente frente a la teoría del equilibrio general, dando lugar a una subestimación del efecto devastador de la reescritura que hizo von Bortkiewicz de Marx.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

 

[1] Profesor visitante, Universidad de Manitoba, correo electrónico: afreeman@iwgvt.org.

¿El poder del discurso o el discurso del poder?

Patricia G. Zamudio

Uno de los lugares donde en ocasiones pensamos que tenemos libertad de acción, de decir o hacer, es en el lenguaje, no obstante, es uno de los campos donde también se encuentran inmersas relaciones de poder.

            Usualmente tendemos a relacionar el poder con aspectos económicos, políticos o sociales, sin embrago, hay otros aspectos que están inmersos en él y que son (en algunos casos) menos evidentes como el discurso. A este respeto Michael Foucault dedica un análisis en El orden del discurso, poniendo de manifiesto todos estos mecanismos de poder que operan en el discurso de manera interna y externa a él.

          

         Es menester tomar en cuenta que las relaciones de poder implican una relación donde las partes involucradas no están en el mismo nivel, es decir, no están en condiciones de igualdad sino que existe una parte dominante y una dominada.

      Foucault señala que no es posible la plena libertad en las cuestiones del discurso: existen normas que rigen qué se dice, cómo y en qué circunstancia, estos mecanismos responden a tres motivos; el poder, el peligro y la reducción de incertidumbre.

            Los mecanismos por los cuales se hacen presente dichas normas se encuentran en:

 1) Los procedimientos de exclusión, que tienen como característico el ser exógenos

1.1) Lo prohibido: debido al tabú, al ritual o a la condición privilegiada de quien habla

1.2) Separación de la locura: el discurso tildado como locura o asignado a esta categoría usualmente es rechazado

1.3) Voluntad de verdad: aquí se encuentra lo que se considera verdadero y lo que es catalogado falso, ambos tienen un carácter histórico, modificable, se reproducen institucionalmente y se refuerzan a través de ciertas prácticas, se “libra del deseo y libera el poder”

2) Procedimientos internos, es decir, son parte del discurso (el autor también los llama “principios de enrarecimiento del discurso”)

2.1) Comentario, señala el autor que los comentarios llegan a ocupar el lugar de las obras

2.2) La figura del autor: debido a la cantidad de significaciones que se despliegan

2.3) La disciplina a la que pertenece el discurso, pues constituye un conjunto de definiciones y reglas

3) Condiciones de utilización del discurso

3.1) El ritual: define la cualidad de quien habla

3.2) “Las sociedades de discurso”: que lo hacen circular entre quienes forman parte de ella

3.3) La doctrina: condiciona el tipo de enunciación

3.4) La educación: que reproduce relaciones de poder, discursos y saberes

            Lo anterior responde a la identificación de los tipos de mecanismos por los cuales se ponen cotos y reglas al discurso. Es así como se pone en evidencia que el discurso no es inocente, que hay relaciones de poder inmersas en él, y que existen una gran cantidad de formas en la cuales éste es normado que no son tan visibles.

            Se pone de manifiesto que la “verdad” y los conceptos son variables de una época a otra y de una sociedad a otra, que hay modelos epistémicos diferentes, que operan de diversas maneras, y esto desenmascara el naturalismo que tenemos de las cosas, porque en resumidas cuentas: el discurso tiene efectos.

Bibliografía

Michael Foucault, “El  orden  del  discurso”,  en  L.  Weinberg, Metodología  crítica: Antología de lecturas, SUAFyL, México, 1997.

LA TASA DE GANANCIA BAJO LA PRESENCIA DE LOS MERCADOS FINANCIEROS: UNA CORRECCIÓN NECESARIA

LA TASA DE GANANCIA BAJO LA PRESENCIA DE LOS MERCADOS FINANCIEROS: UNA CORRECCIÓN NECESARIA

Alan Freeman

Universidad Metropolitana de Londres

afreeman@iwgvt.org

Traducido por: A. Sebastián Hdez. Solorza

 

Descarga el artículo completo en PDF


RESUMEN

Esta es una versión previa a la publicación del artículo con el mismo nombre en el Journal of Australian Political Economy. Debe citarse como “Freeman, A. 2012 ‘The Profit Rate in the Presence of Financial Markets: a Necessary Correction’. Journal of Australian Political Economy, Number 70, Summer 2012, pp. 167-192”

En las últimas dos décadas la cantidad, variedad y valor monetario de los instrumentos financieros comercializables ha crecido en términos de su magnitud. Mientras que las acciones [equities] tradicionales han crecido ciertamente en número y valor, el mayor crecimiento ha ocurrido en los títulos [securities] debido al cambio en otorgar préstamos securitizados [securitized] en los 1970s. Esto es quizás el único desarrollo significativo de lo que muchos escritores llaman ‘financiarizaión’ [‘financialisation’].

Este artículo argumenta que estos activos, cuando funcionan como capital-dinero, entran en la igualación de la tasa de ganancia. Constituyen parte del capital adelantado por la clase capitalista como un todo y por consiguiente deben incluirse en el denominador de la tasa de ganancia.

Al menos en los dos principales mercados financieros mundiales –el del RU y el de los EUA– las mediciones de la tasa de ganancia revelan una caída general, sistemática y virtualmente ininterrumpida de la tasa de ganancia desde finales de los 1960s.

El artículo reexamina la definición de tasa de ganancia encontrada en los escritos de Marx sobre este tema y argumenta que confirma la inclusión de los instrumentos financieros tanto en el concepto como en la medida de la tasa general de ganancia tal y como la definió Marx.

 

Códigos JEL: B24, B3, B5, B50

Palabras clave: tasa de ganancia, financiarización, teoría de valor, economía marxista, TSSI, Nueva Solución, temporalismo

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

 

APRENDIENDO DE QUIENES HACEN HISTORIA: BOLCHEVISMO, BOLIVIARANISMO Y EL LEGADO DE HUGO CHÁVEZ

APRENDIENDO DE QUIENES HACEN HISTORIA: BOLCHEVISMO, BOLIVIARANISMO Y EL LEGADO DE HUGO CHÁVEZ

Alan Freeman

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

 

La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante

– Søren Kierkegaard

Descarga el artículo completo en PDF


Resumen

Esta es una versión previa a la de un artículo publicado por la revista ‘América Latina XXI’. Fue producido originalmente como un tributo a Hugo Chávez y una reflexión crítica sobre su recepción fuera de Venezuela con motivo de su muerte.

Códigos JEL: B50, B00, O10

Palabras clave: Chávez, Venezuela, Bolivarianismo, Bokchevismo

 

Aprendiendo de la historia

Estaba en Argentina durante el golpe de estado de Abril de 2002 en Venezuela, mientras que las masas de gente traicionada luchaban con las consecuencias del colapso del peso en Enero de 2002. Alrededor de mí todos sabían que dos países, en polos opuestos del continente, estaban unidos en una lucha que cambiaría el mundo. Nadie dudaba que el cambio sería para bien.

Regresando a Inglaterra fue como volver a la Edad de Piedra. El golpe de estado había provocado la explosión de este escepticismo cultural que la gente acomodada reserva para esos momentos en que los pobres hacen historia. La intelectualidad liberal describió ávidamente, como si fueran hechos de la línea frontal en la Guerra por la Civilización, los delirios de los golpistas que habían conspirado para derrocar un gobierno democrático por medio de la fuerza y el asesinato de su presidente electo. Al otro lado, la clase media progresiva de Latinoamérica honestamente intentó convencerme que Chávez era ‘sólo otro Caudillo’, mientras que la izquierda británica ofreció lecturas piadosas sobre las clases, los peligros del tercermundismo y las distracciones del cripto-comunismo.

La derrota del golpe de estado no dejó lugar a la duda sobre la naturaleza del proceso, ni sobre la dirección que estaba tomando su liderazgo. La constitución Bolivariana estableció libertades y derechos que ninguna dictadura podría cumplir; cuando la población eligió un gobierno que pretendía implementarla, las clases dominantes respondieron movilizando a la clase media privilegiada para derrocarlo. Chávez respondió mostrando que arriesgaría su vida en lugar de traicionar a su pueblo, y el pueblo se movilizó para derrotar el golpe de estado. Esta era sin lugar a dudas un proceso revolucionario dirigido por un liderazgo revolucionario.

Y como Luis Bilbao (2013) explicó lúcidamente, Chávez traía vida a la comprensión histórica que encontramos en los escritos de grandes líderes revolucionarios como Lenin, Trotsky, Mao, Fidel, Che, Ho Chi Minh, Vo Nguyen Giap, y las revoluciones a las que condujeron. Así que ¿era tan difícil para la ‘izquierda’ apoyar ese evidentemente proceso socialista? ¿Por qué los escritores de historia, con pocas excepciones, tienen tantos problemas entendiendo a quienes la hacen?

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

EL CAMINO A LA SERVIDUMBRE DE MERCADO ¿Por qué la economía no es una ciencia y cómo arreglarlo?

EL CAMINO A LA SERVIDUMBRE DE MERCADO

¿Por qué la economía no es una ciencia y cómo arreglarlo?

Alan Freeman, Universidad Metropolitana de Londres

afreeman@iwgvt.org

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

Descarga el artículo completo en PDF


RESUMEN

Este artículo presentado en la conferencia de la Iniciativa Postglobalización en Mayo de 2013 en Moscú trata con la función de la economía en el orden mundial moderno. Buscar explicará cómo, en tanto que profesión (sin exceptuar notables excepciones individuales), la economía ha fallado en predecir la crisis que comenzó en 2007; porqué falló en prever su amplitud y profundidad y por qué no propone soluciones que podrían traerla a un final.

El artículo desafía la afirmación más fundamental de la economía, que se conduce a sí misma como una ciencia, argumentando que en realidad se comporta como un sistema religioso al tomar y justificar decisiones políticas cuya creencia principal es la perfección del mercado: la noción de que la combinación de propiedad privada en la producción con mercantilización universal no sólo es óptima sino que no puede fallar.

El artículo propone una concepción radicalmente nueva sobre la labor ética de los economistas al resistir la falsedad, lo cual puede hacer conduciéndose como una ciencia pluralista. Para este objetivo, el artículo introduce una distinción entre dos funciones del conocimiento: su función exotérica por medio de la cual, la sociedad busca controlar la naturaleza; y su función esotérica, la cual organiza dentro de una estructura racional, sistemas de leyes, éticas, moralidades y las relaciones entre ellas.

En la ciencia, la exotérica predomina sobre la esotérica. En la religión ocurre el caso contrario. Esto explica la verdadera función de la economía, que es un sistema normativo disfrazado con el principio primario de perfección del mercado. Sus prescripciones se derivan no del método científico normal de probar una variedad de teorías contra la evidencia, sino de la elevación de un supuesto en un dogma inobjetable. Opera como un cuerpo monotéorico de conocimiento donde, en cualquier momento y enfrentando cualquier problema, sólo hay una única respuesta, negando así a los usuarios de la economía el derecho democrático y científico básico de elegir entre una variedad de respuestas sobre la base de sus propias evaluaciones tanto de la evidencia como de las presuposiciones de las teorías de las que se deducen respuestas prospectivas.

El mecanismo primario de su función religiosa reside por tanto en sus métodos de selección teórica: permite la promulgación y el desarrollo únicamente de aquellas teorías que dan lugar a predicciones consistentes con el dogma de la perfección del mercado.

Está construida para suprimir cualquier cuerpo teórico que conduzca a conclusiones inconsistentes con el supuesto de perfección de mercado, destacables entre ellos teorías como las de Marx y Keynes, las cuales demuestran que el sistema de mercado es contradictorio en sí mismo –esto es, que actúa socavando sus propias bases para su existencia. Lo más probable es que mientras una teoría lleve a conclusiones como esas sea más fuertemente suprimida.

En consecuencia, aquellas teorías que escapan la red supresora de la economía son precisamente aquellas donde el orden social actual es presentado no sólo como óptimo, sino como natural, inevitable y eterno.

La interferencia con este mercado se vuelve entonces un crimen en contra de la naturaleza. Todos los beneficios privados de los propietarios se vuelven un resultado de las fuerzas naturales: son ricos porque la naturaleza tenía la intención de que lo fueran. Cualquier política diseñada para contrarrestar o superarlas está equivocada. En una palabra, la naturaleza, ha sido entronizada como un Dios, al excluir a los humanos de la Naturaleza.

Utilizo el término servidumbre de mercado para caracterizar a este sistema porque elimina la elección del terreno. La acción humana se designa como un crimen contra la naturaleza. Hayek y sus seguidores, en su artículo, se equivocaron volver de esto todo un tema al afirmar que la ‘servidumbre’ proviene de interferir con el mercado. Pero en realidad ellos proponen que el único camino abierto para la humanidad es someterse al mercado. Su libertad es la del esclavo que acepta su destino. No tenemos elección sino lo que orden el mercado. La economía, tal cual la conocemos, es la manifestación teórica perfecta de esta doctrina, igual que el catolicismo medieval tardío era la manifestación perfecta de la doctrina de la sumisión al orden aristocrático y monárquico.

El artículo analiza los dos mecanismos principales por los que, la profesión de la economía ha llegado a este punto: selección por conformidad y deslegitimación institucional, y brevemente esquematiza cómo el ‘pluralismo ascertivo’ podría, si se aplica sistemáticamente, restablecer el estudio de la economía política al estatus de ciencia.

Las diapositivas y el video de la presentación, así como la discusión, se hará disponible por medio del link a este artículo. https://londonmet.academia.edu/AlanFreeman

 

Códigos JEL: B1, B4, B5

Palabras clave: Valor, precio, dinero, trabajo, Marx, MELT, Okishio, TSSI, temporalismo, tasa de ganancia.

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑