APRENDIENDO DE QUIENES HACEN HISTORIA: BOLCHEVISMO, BOLIVIARANISMO Y EL LEGADO DE HUGO CHÁVEZ

Alan Freeman

Traducido por A. Sebastián Hdez. Solorza

 

La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante

– Søren Kierkegaard

Descarga el artículo completo en PDF


Resumen

Esta es una versión previa a la de un artículo publicado por la revista ‘América Latina XXI’. Fue producido originalmente como un tributo a Hugo Chávez y una reflexión crítica sobre su recepción fuera de Venezuela con motivo de su muerte.

Códigos JEL: B50, B00, O10

Palabras clave: Chávez, Venezuela, Bolivarianismo, Bokchevismo

 

Aprendiendo de la historia

Estaba en Argentina durante el golpe de estado de Abril de 2002 en Venezuela, mientras que las masas de gente traicionada luchaban con las consecuencias del colapso del peso en Enero de 2002. Alrededor de mí todos sabían que dos países, en polos opuestos del continente, estaban unidos en una lucha que cambiaría el mundo. Nadie dudaba que el cambio sería para bien.

Regresando a Inglaterra fue como volver a la Edad de Piedra. El golpe de estado había provocado la explosión de este escepticismo cultural que la gente acomodada reserva para esos momentos en que los pobres hacen historia. La intelectualidad liberal describió ávidamente, como si fueran hechos de la línea frontal en la Guerra por la Civilización, los delirios de los golpistas que habían conspirado para derrocar un gobierno democrático por medio de la fuerza y el asesinato de su presidente electo. Al otro lado, la clase media progresiva de Latinoamérica honestamente intentó convencerme que Chávez era ‘sólo otro Caudillo’, mientras que la izquierda británica ofreció lecturas piadosas sobre las clases, los peligros del tercermundismo y las distracciones del cripto-comunismo.

La derrota del golpe de estado no dejó lugar a la duda sobre la naturaleza del proceso, ni sobre la dirección que estaba tomando su liderazgo. La constitución Bolivariana estableció libertades y derechos que ninguna dictadura podría cumplir; cuando la población eligió un gobierno que pretendía implementarla, las clases dominantes respondieron movilizando a la clase media privilegiada para derrocarlo. Chávez respondió mostrando que arriesgaría su vida en lugar de traicionar a su pueblo, y el pueblo se movilizó para derrotar el golpe de estado. Esta era sin lugar a dudas un proceso revolucionario dirigido por un liderazgo revolucionario.

Y como Luis Bilbao (2013) explicó lúcidamente, Chávez traía vida a la comprensión histórica que encontramos en los escritos de grandes líderes revolucionarios como Lenin, Trotsky, Mao, Fidel, Che, Ho Chi Minh, Vo Nguyen Giap, y las revoluciones a las que condujeron. Así que ¿era tan difícil para la ‘izquierda’ apoyar ese evidentemente proceso socialista? ¿Por qué los escritores de historia, con pocas excepciones, tienen tantos problemas entendiendo a quienes la hacen?

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO AL DESCARGAR EN PDF

Anuncios