José Carlos Díaz Silva

En esta nota presentamos el concepto de la llamada expresión dineraria del tiempo de trabajo (EDTT), tratando de ubicarla en el contexto de la teoría marxista del dinero, en particular en el tema de las funciones del dinero y en la medida de los valores. El problema de fondo es el dinero fiduciario actual, con este, parece que la teoría marxista del dinero no es válida, porque fue acuñada por Marx en el contexto del dinero-mercancía. Sin embargo, desarrollando el concepto de la EDTT, podemos encontrar un camino para seguir desarrollando la teoría marxista del valor trabajo y dar explicaciones consistentes a los fenómenos del siglo XXI. En la primera parte, ubicamos esta expresión en el contexto general del tema; en la segunda parte puntualizamos el concepto y desarrollamos de manera sintética algunos de los puntos a discusión sobre la misma; en la cuarta parte, reproducimos las EDTT propuestas por Duncan Foley (2005) y Fred Moseley (2006); la cuarta parte concluye.

Descargar PDF

  1. La teoría marxista del dinero

En una nota anterior (Aquí) señalábamos las funciones del dinero en el planteamiento de Karl Marx, expuesta en la sección primera del Tomo I del Capital. A grosso modo, se puede decir que son 3 esencialmente, el dinero como medida de los valores, como medio de circulación y el dinero como dinero. Destacábamos que el proceso analítico era jerárquico (de Brunhoff, 1975), es decir, que había un ordenamiento y una derivación de las funciones con respecto de la anterior. Lo más importante es que el dinero es medida de los valores; en la exposición de Marx, el dinero medía los valores de las demás mercancías porque el dinero, en sí mismo, contenía valor, era dinero-mercancía oro. En la actualidad el dinero mercancía no existe más, fue abandonado en 1971 con la declaración de la inconvertibilidad del dólar en oro, entonces, ¿la teoría marxista del dinero no es más válida? ¿Analíticamente la teoría marxista del dinero solo puede existir bajo el marco del dinero mercancía?

Las funciones del dinero y la manera en que Marx derivó estás a partir del dinero mercancía, generalmente no es puesta en duda dentro de los autores marxistas. De acuerdo con Alfredo Saad-Filho, (2002), la teoría monetaria marxista ha sido explicada sobre todo en términos exegéticos, repitiendo lo que ha dicho Marx, y extrapolando su explicación del dinero-mercancía a todos los momentos del capitalismo. En ese sentido, se ha tomado una especie de juicio de autoridad de lo que Marx dijo en El capital, y en muchas ocasiones se asume que todo está dicho y se repite lo que dijo este autor, como en el caso del dinero-mercancía.

A pesar de ello, es posible ampliar la explicación para el periodo posterior a 1971, «[…] que la teoría de Marx puede ser desarrollado de manera importante, incluyendo la explicación de moneda inconvertible y la inflación. El primero es importante porque muestra que el enfoque de Marx es internamente coherente y no entre en conflicto con los hechos del capitalismo moderno. Este último, es un problema actual importante; abordar de manera creativa y constantemente es relevante políticamente y demuestra la vitalidad del enfoque de Marx”[1] (Ibíd., pág. 105)

El desarrollo sistemático de la teoría monetaria y del crédito se remonta a la década de los 70 con los trabajos de Suzanne de Brunhoff y de Micheal Aglietta; comparado con otros problemas teóricos, dentro del marxismo, el estudio es reciente. Existe la necesidad de desarrollar esta teoría, de ser posible, en el contexto de la teoría del valor trabajo.[2] Aunque estos trabajos no consideran el problema del dinero inconvertible, es cierto que en el trabajo de Brunhoff, hay un especial tratamiento sobre los signos de valor, pero estos requieren de representar, de alguna manera, una cantidad de valor-oro, en este sentido, es solo una ampliación del trabajo de Marx, pero no es válido tácitamente en el caso del dinero fiduciario.

  1. La expresión dineraria del tiempo de trabajo.

En un artículo, Duncan Foley (1983), planteaba que el tratamiento de la medida de los valores en el planteamiento de Marx resultaba ambiguo, que ya que existían dos maneras distintas de medir los valores, por un lado estaba el valor del oro y por el otro el valor del dinero. La primera fue la definición que Marx utilizó, mientras que la segunda se podría considerar una medida general, válida para cualquier régimen monetario (con referencia o no al oro o cualquier otra mercancía).  Esto sugería que existía una manera teórica de explicar la formación de los precios a partir de la teoría del valor trabajo (y con ello la construcción de una teoría monetaria) sin la necesidad de recurrir a la explicación del dinero mercancía. El valor del dinero, se definiría como las horas de trabajo que representa una unidad monetaria (peso, dólar, euro, etc.), sus unidades serían .

Con el valor del dinero, podemos determinar los precios individuales de las mercancías y llegar al concepto de Expresión Dineraria del Tiempo de Trabajo (EDTT). Que en términos de unidades se expresa como  es decir, cuánto valor en unidades monetarias produce una hora de trabajo, es el inverso del valor del dinero, similar a la determinación del inverso del valor del oro en el planteamiento original de Marx. Esta expresión social, está establecida por cierto desarrollo de las fuerzas productivas y determina los precios de las distintas mercancías producidas por una economía. Los precios individuales se determinan cómo:

,  donde:

 es el precio de la mercancía iésima y

es el valor de la mercancía iésima.

De tal manera, en términos de unidades se puede expresar de la siguiente manera:

Así, en términos de dimensiones, la EDTT es la que armoniza el valor y el precio, dicho de otro modo, es lo que hace posible que la sustancia y la magnitud del valor se expresen en su forma de apariencia única y necesaria: el precio

Posteriormente Foley (2005), sistematiza algunas de las ideas al respecto y afirma que la EDTT es un fenómeno observable y calculable empíricamente. En esta misma línea Fred Moseley (2006) habla de cómo es posible explicar una EDTT para el caso del dinero fiduciario, en ella crítica a Foley porque en su explicación hay una inversión de la causalidad de los precios, ya que al reducirla a un problema empírico, los precios determinan la EDTT, revirtiendo la causalidad de la teoría del valor trabajo, ya que es la EDTT, a través del tiempo de trabajo utilizado en una economía la que determinaría los precios. La explicación teórica en Foley se encuentra ausente.

Aunado a esta desvinculación, encontramos con otra dificultad planteada por Klaus Germer (2005). Según este autor, la medida del dinero debe hacerse en base a una mercancía, pues solo esta, mediante el valor contenido en ella, puede compararse con otra. El dinero-mercancía es entonces necesario para medir los valores, los valores deben de ser medidos necesariamente por el oro para poder regular los precios y el trabajo.

Este problema no puede superarse con facilidad, aunque podemos agregar el argumento de Nelson (2005) quien menciona que el marco teórico del dinero-mercancía es dudoso en términos históricos, pues nunca ha existido (ni siquiera en tiempos de Marx) una economía con dinero plenamente metálico. Sin embargo, como Marx señala, la función del dinero como medida de los valores es ideal, no se requiere la corporeidad del oro para medir, es solo una referencia abstracta. Paulini (2009), argumenta que el proceso de desmaterialización de la moneda es consistente con la teoría marxista del dinero, y que el dinero fiduciario es tan bueno para medir el valor de las mercancías como el dinero-mercancía.

Para continuar, es necesario precisar la EDTT, lo haremos reproduciendo sintéticamente las propuestas de Foley (2005) y Moseley (2006).

  1. El planteamiento de Duncan Foley y Fred Moseley.

 Pero primero revisemos el planteamiento de Foley (2005).De acuerdo con él, la forma de medir el valor del dinero es ex post, es decir es solamente calculable empíricamente pero no explicable de manera teórica, el propio autor es consciente de este problema en su planteamiento. Además, existen diversos problemas con la medición del tiempo de trabajo, a pesar de ello, una aproximación a la EDTT de acuerdo con Foley (ibídem pág. 40):

     De acuerdo con Moseley (Ibíd.), el razonamiento anterior es circular, ya que según Marx, la EDTT sirve para derivar el valor agregado, es decir, quien mide el valor monetario del PIB es esta expresión, por lo que carece de una explicación teórica. La propuesta de Moseley sigue el razonamiento de la relación existente entre el dinero crediticio y el oro que idealmente debiese circular para realizar los intercambios, considerando la velocidad de la circulación del dinero.

     Considerando que los precios individuales se expresan como  donde  es el TTSN de la mercancía en cuestión y es el TTSN del oro. El planteamiento es el siguiente:

       Dinero fiduciario con referencia al oro (dinero convertible):

2)

Dinero crediticio (inconvertible):

     La conclusión, de acuerdo con Moseley, es que aún en el caso del dinero inconvertible, el oro sigue estando y determinando los precios pero de manera indirecta:

“Therefore, the amount of paper money that represents one hour of SNLT is determined by the ratio of these two aggregate quantities.  In this way, inconvertible credit money performs the necessary function of the measure of value, similar to commodity money in the past:  one hour of SNLT [TTSN] is represented by a definite quantity of paper money, which in this case is determined by the ratio MpV / L.”(Moseley, 2004 pág. 9)

          Si retomamos la expresión (3), sabemos que si , entonces , y si sustituimos en (6), tenemos la siguiente expresión: .De esta forma se sigue reproduciendo el debate que ya habíamos señalado, además de que no supera la ambigüedad entre medir los precios por medio del oro o por medio de la EDTT (Foley, 2005). Nuestra conclusión es que esta discusión, sobre la medición de la EDTT, queda abierta y no es posible zanjar el debate.

  1. Conclusión.

El devenir del dinero inconvertible se ha desarrollado bajo el contexto de una creciente importancia de los mercados financieros, donde parece que estos últimos dominan sobre la producción. Si la EDTT es cierta, para el caso de EU, sería sencillo argumentar que en última instancia lo que determina el movimiento del dinero y los precios es la producción (de valor y plusvalor). Y esto no invalidaría la posibilidad de que hubiese inflación por cuestiones meramente monetarias (hasta cierto punto las presupondría), sobre todo del lado de la especulación; cuando la economía abandona lo que la determina, la acumulación real y efectiva de capital.

El desarrollo de la teoría marxista del dinero podría responder cabalmente estos puntos, además de que lo haría siendo el único cuerpo teórico con una consistencia interna. Pues nos serviría para entender el proceso de formación de los precios a partir de la EDTT; el vínculo entre la productividad  del trabajo,  valor (en su magnitud), el dinero y los procesos inflacionarios. Todo esto debe ser el punto de partida para entender los procesos técnicos de la vinculación del dinero y el sistema de crédito (el accionar del Banco Central). Sin embargo, la pregunta que queda remanente es ¿cómo el dinero, sin tener un engarce con el valor de cualquier mercancía logra determinar los precios? Y ¿de qué manera se determina el valor del dinero? En consecuencia, la pregunta más importante sigue siendo la misma que se hace Moseley (2006) ¿Cómo se determina la EDTT en el caso de  dinero fiduciario

Bibliografía.

  1. de Brunhoff, S., (1975), Teoría marxista de la moneda, Ediciones Roca, México, Distrito Federal
  2. Foley, D., (1983). On Marx’s theory of money. [en línea], http://bit.ly/1TlQS32
  3. Germer, C., (2005), The commodity nature of money in Marx´s theory, en Moseley, F., editor, Palgrave McMillan, United States, Massachusetts.
  4. Marx, K., (1978), El Capital, Tomo I, Volúmen 1, Siglo XXI editores, México.
  5. Moseley, F., (2005), the “monetary expression of labor” in the case of non-commodity money, Review of Radical politica Economics.
  6. Paulini, M., (2009) The Autonomization of Truly Social Forms. In: XII Annual Conference for Critical Realism, 2009, Rio de Janeiro. Annals of the XII Annual Conference for Critical Realism [en línea]: http://bit.ly/1R1g4Ku
  7. Saad-Filho, A., (2002), The value of Marx, Routledge, Estados Unidos

[1] Traducción propia.

[2] Es cierto que existen trabajos como los Rudolf Hilferding o de Ernest Mandel, sin embargo, no son sistemáticos y representan casos aislados.

Anuncios